La tarea del corrector

La tarea del corrector va más allá de reparar los fallos ortográficos. Su percepción desarrollada y sus habilidades en el manejo de la lengua le permiten detectar incongruencias gramaticales o textuales insospechadas.